Diario El Callejero de Henderson

Noticias de Henderson y del País

A drone operated by Airmen with the 773d Civil Engineer Squadron flies over a training area while capturing aerial intelligence is support of a readiness and training exercise, Polar Force 20-1, at Joint Base Elmendorf-Richardson, Alaska, Oct. 8, 2019. Designed to test JBER’s mission readiness, Polar Force 20-1 is a two-week exercise that hones Airmen’s skills and experience when facing adverse situations. Airmen refined their contingency tactics, techniques and procedures in support of the Pacific Air Force’s Agile Combat Employment concept of operations. Agile Combat Support excellence yields multi-domain operations success. (U.S. Air Force photo by Alejandro Peña)

Drones con IA localizarán personas extraviadas en el campo

El nuevo software mejora las capacidades de identificación de las cámaras térmicas.

El extravío de montañistas y excursionistas es un incidente habitual. Y muchas veces rescatarlos con rapidez es cuestión de vida o muerte, especialmente si han sufrido algún percance o hay peligro de temperaturas extremas. En estos casos se suelen utilizar helicópteros equipados con cámaras térmicas que detectan la huella térmica de las personas. Al menos en teoría, ya que en realidad, en días calurosos, las copas de los árboles y otras zonas pueden alcanzar la temperatura de un cuerpo humano, lo que convierte a los extraviados en figuras indistinguibles. Una forma de optimizar el rastreo es la aplicación de inteligencia artificial y el aprendizaje de máquinas para que interprete las imágenes obtenidas. Esa es la propuesta de tres investigadores de la Universidad Johannes Kepler en Austria. Los resultados acaban de publicarse en la publicación científica Nature Machine Intelligence.

Los desarrolladores del sistema se han inspirado en el funcionamiento de radiotelescopios agrupados, en virtud del cual varias imágenes se funden en una sola. El primer paso del software de inteligencia artificial empleado consiste en generar una sola imagen obtenida a través de las imágenes de una cámara térmica instalada en un dron o helicóptero. A continuación, la imagen se procesa para obtener una mayor profundidad de campo que permita distinguir el suelo de las copas de los árboles. Esto se logra computando distintas distancias focales. Además, el software ha utilizado una biblioteca de imágenes para entrenar las funcionalidades de aprendizaje de máquinas.  Para demostrar su eficacia en el mundo real, recurrieron a un grupo de voluntarios que se adentraron en el bosque. En las pruebas realizadas, han demostrado que su sistema tiene una eficacia de entre el 87 % y el 95 %, en contraste con la tasa de éxito del 25 % de cámaras térmicas convencionales.    

Sensores medioambientales lanzados desde drones

Además de localizar a personas perdidas, los drones también pueden tener aplicaciones en la monitorización de los bosques. Una de las tendencias actuales es la instalación de sensores autónomos en zonas boscosas, algunos de ellos alimentados por medio de triboelectricidad. El problema es que es preciso instalarlos manualmente, muchas veces en áreas de difícil acceso. Ahora, en el Laboratorio de Robótica Aérea del Imperial College de Londres, han recurrido a una de las nuevas aplicaciones de los drones para agilizar el proceso.

En este nuevo sistema, un dron puede lanzar sensores inalámbricos en forma de dardo hacia el tronco o las ramas de un árbol. Los drones van equipados con cámaras para identificar el punto propicio. Además, los sensores incorporan un material inteligente que cambia de forma al calentarse y luego se adhiere a la superficie. Una vez instalados, permiten obtener valiosa información acerca de los ecosistemas. Por un lado, ofrecen datos de temperatura, luz, humedad o movimiento de animales. También son herramientas eficaces en lo referente a la prevención de incendios, ya sea detectando situaciones de riesgo por baja humedad y altas temperaturas o los primeros indicios de un incendio.

Por ahora los drones empleados requieren un operario, pero el objetivo a medio plazo es utilizar drones autónomos que puedan adentrarse en el bosque y localizar los puntos idóneos para colocar los sensores. A largo plazo, será posible crear redes de sensores en zonas como la jungla amazónica donde la densidad de la vegetación dificulta grandemente las operaciones.

Estas tecnologías de protección medioambiental se suman a otras iniciativas de gran interés como los globos aerostáticos manejados con inteligencia artificial o los sistemas de satélite para monitorizar la salud de los mares.   

Fuente: TechXplore